4 feb. 2008

¡¡Victoria en Alicante!!


Ya lo veníamos diciendo, que el Melilla Baloncesto no da nada por perdido y ayer lo demostró en el feudo del Lucentum Alicante al que le ganó tras una intensa prórroga por 81-87. El conjunto norteafricano mereció ganar porque durante todo el partido fue llevando a remolque al conjunto alicantino, sin embargo Fisher fue capaz de igualar el marcador en los momentos decisivos con entradas que dejaban sin sentido y sin aliento a los aficionados melillenses y con la ilusión a los de alicante.
Pero el conjunto de Paco Olmos esta vez sí supo resolver con un marcador ajustado y no dejó que se le escapara un partido que mereció ganar simplemente porque fue mejor. Sus jugadores estuvieron excelentes en defensa y en ataque y aunque hubo algunos minutos de juegos que se perdían, no eran merecedores de volverse a casa con una nueva derrota. Transmitieron en el campo ganas, ilusión y sobre todo mucho coraje. Mención especial para Alfons Albert que con sus 21 puntos volvió a verse al pívot que todos queremos ver en esta segunda vuelta de la Liga. Un jugador dinámico, en el rebote y ataque, pese a que los árbitros se cegaron con él en las zonas.
Lo dicho, se vio en la cancha un equipo diferente. Unos jugadores con ganas de darlo todo en esta segunda vuelta. Como dice su entrenador. Les quedaban 17 finales. Ahora sólo dieciséis. ¡Vamos a por la siguiente que es en casa!