8 feb. 2008

El Melilla deja escapar una victoria ante el Rosalía


El partido de hoy era de los que no se debían dejar escapar. El Melilla lo tenía todo para ganar, pues la afición respondió como se había estado pidiendo toda la semana. Más de mil quinientas personas apoyaron al conjunto melillense en un pabellón que no sobrepasa el millar por regla general. Sobre todo mucha juventud que es donde se ha ido esta semana a promocionar.
Sin embargo, el conjunto de Paco Olmos dejó escapar una victoria más por la mínima, 83-84 pero en definitiva, cuenta como derrota y en casa una vez más. Se empezó con mucha fuerza, seguridad y agresividad. Minutos de aciertos y espectáculo por parte del Melilla baloncesto que entonaban a una afición deseosa de ver buen baloncesto en el Ciudad de Melilla. Pero Rosalía no venía a pasar el rato y pronto igualó el marcador.
En el segundo cuarto, el conjunto gallego fue muy superior a los melillenses, aunque el acierto de Valmajó y la aportación de Spencer y Sasa hacía que el marcador nunca rebasara los diez puntos. Al descanso se iban siete arriba.
Ya en el tercer cuarto, apareció el mejor Ciorciari que ya se ha podido ver en otras ocasiones y con dos triples y dos dos más uno, ponía al equipo local seis arriba. Continuamente pedía el apoyo del público que no dejaba de animar a su equipo del que deseaban la victoria. Pero Rosalía consiguió bajar la distancia hasta cinco puntos al término del tercer cuarto. Un jugador sólo no puede tirar de todo el equipo ni ganar un partido.
Ya en el último cuarto y con los nervios a flor de piel, el marcador se igualó en los primeros minutos del partido y de sobra es sabido que el Melilla Baloncesto le cuesta jugar los minutos finales con marcadores ajustados y al igual que en Alicante sí supo resolver a favor de ellos, esta vez no fueron capaces de conseguir sumar una nueva victoria a pesar de tener una opción de juego con 9 segundos de posesión. Finalmente, nueva derrota en casa que hace mucho daño al conjunto melillense, pero sólo les queda mirar hacia delante. Les quedan quince finales por jugar. Siete como visitantes, ocho como locales. Esperemos que tengan mejor suerte la próxima vez.