14 ene. 2008

Así no se juega ¡¡chicos!!


Dicen que cuantas más ganas tiene uno de hacer las cosas bien, que cuanto mejor lo quieres hacer para dedicárselo a los tuyos… pues es cuando peor te sale.
Y eso parece que fue lo que le ocurrió al Melilla Baloncesto, que no dio una al derecho en los dos primeros cuartos contra el Gandía. La defensa se les olvidó por completo, los jugadores valencianos se paseaban por el Ciudad de Melilla con un alto porcentaje de acierto, también hay que reconocerlo, dándose un festín de canastas que dejaban a la afición del conjunto local dolida.
Nadie daba crédito a lo que estaba viendo y lo que parecía que iba a ser una bonita fiesta de despedida para el presidente, que deja su cargo después de 19 años al frente del Club y una bonita dedicatoria a la Gerente, convaleciente de una operación, pues fue un amargo dolor para todos los asistentes que lo único que esperaban era por lo menos que sus jugadores dieran la cara y mejorasen la imagen en la segunda parte del encuentro tal y como lo hicieron.
Al final, derrota por la mínima para lo que pudo ser pero con una sensación de que así no se juega ¡chicos!.
Sólo esperamos que esto no vuelva a ocurrir porque estos chicos han demostrado que tienen calidad de sobra y suficiente para ganar a grandes equipos y por lo menos jugar dando la cara contra sus rivales. Así que ahora toca olvidar lo sucedido el pasado viernes en el pabellón y centrarse en el próximo encuentro que tendrán la difícil prueba de jugar en casa del Cantabria.