2 sept. 2007

CAI pone los pies en el suelo al Melilla Baloncesto

Pasan los días y el CAI sigue dejando a todo el mundo perplejo por su gran estado de forma. Ayer, en su tercer amistoso, los de Curro Segura barrieron de la cancha de Logroño al Melilla Baloncesto. Con una gran defensa colectiva y un acierto increíble de cara al aro rival, los rojillos demostraron que incluso con dos ausencias muy significativas son un bloque que sabe por lo que va a luchar.
Este CAI está muy fino.
Nadie puede dudar que el equipo transita por el camino correcto. En sólo 20 minutos ya dejó muy claro que va a ser difícil hacerle puntos y que, por el contrario, en ataque es capaz de alcanzar excepcionales porcentajes de acierto. De momento, esa irregularidad que Curro Segura explicó en Salou que llegará a los suyos no es ni mucho menos la característica principal de los rojillos. Al contrario. Su conjunto está sorprendiendo muy gratamente en esta pretemporada. En apenas tres amistosos está ofreciendo una imagen que podría empezar a asustar a sus rivales.La defensa funciona demasiado bien para lo que suele ser habitual en el mes de agosto. Los jugadores zaragozanos se comunican continuamente y los cambios en los hombres a marcar son acertados y precisos. Además, su intensidad y agresividad les permiten robar importantes balones. Ayer volvió a dejar a su oponente en muy pocos puntos (30 al descanso).Y si atrás el equipo está bien, con la bola en las manos sorprende todavía más. Su acierto resulta increíble. De hecho, en esa primera mitad ya había alcanzado unos porcentajes elevadísimos. 71,4% en tiros de dos y 54,5% en triples (casi el mismo al final).
Casi nada.
Lo mejor es que este grupo no es dependiente de ninguno de sus componentes. Anoche a Matías Lescano le costó entrar en juego -se cargó pronto de faltas-, pero eso no se notó. Todos suman. Todos aportan. Los bases amenazan desde la línea de tres y siempre que pueden dirigen los contragolpes, Howard Brown penetra con facilidad, Iván García se está reivindicando con su buena mano desde el perímetro y, por dentro, Higgins, Cresnar y, sobre todo, Darren Phillip, amargan la noche a casi todos sus rivales.Si a eso le añadimos que los primeros minutos del saltarín Cuthbert Victor fueron muy productivos, pues imagínense. Doce arriba tras el primer cuarto, 17 arriba al descanso, y hasta 36. Sí, sí, 36 puntos de renta que llegó a tener el CAI ante un conjunto de su misma categoría.El Melilla de Paco Olmos, y en el que está Diego Ciorciari, poco pudo hacer ante semejante vendaval rojillo.