7 feb. 2008

Olmos: "El equipo estoy seguro que lo va a dar todo"


La empresa de distribución y representación, Hijos de García Campoy y su marca de cerveza Heineken patrocinarán el partido que el Melilla Baloncesto disputará mañana viernes ante el Beirasar Rosalía. De este modo, ayer miércoles, Paco Olmos, primer entrenador del club, ofreció la rueda de prensa previa al partido en las oficinas de la empresa que se encuentra en el Polígono Industrial Las Margaritas.

El técnico del conjunto melillense comentó que la victoria de la pasada jornada ante el Alicante Costa Blanca debe de servir al equipo para “rearmarse en confianza, y sobre todo generar una situación de que todo el mundo es importante y tienen que participar para poder lograr los objetivos”, señalando que “nos quedan 16 finales, y el domingo sólo disputamos la primera”. Y es que el técnico valenciano no se marca objetivos a largos plazos. Sus objetivos son semana a semana y así se lo ha transmitido a su equipo. “No pensar más allá que el próximo partido”. Es por eso que para el equipo norteafricano, lo más importante es centrarse en el encuentro del próximo viernes ante el Rosalía. Un conjunto que está realizando grandes partidos y que ha ganado a equipos como Breogán, Laguna, Gandía ó Palma Aqua Mágica y que les ha mantenido el cara a cara a Alicante o al mismo CAI de Zaragoza. Actualmente se encuentra con dos victorias más que el Melilla Baloncesto, pero si duda alguna, los melillenses han cambiado su chip y nada del rival de enfrente les asusta.
Paco Olmos se limita a preparar el encuentro como una auténtica final, y en las finales, no existen los favoritos.

El entrenador valenciano sí que quiso señalar la importancia del apoyo de la afición en el partido de mañana porque “ha llegado el momento de que si queremos hacer algo lo tenemos que hacer juntos, afición y club”. Olmos considera fundamental que las gradas tengan una gran afluencia, “ya que a pesar de que el equipo no ha dado muchas alegrías anhela un poco más de ambiente en el partido, para notar el apoyo y la presión sobre el rival. El equipo estoy seguro que lo va a dar todo, pero para ello debe contar con el apoyo de la afición, sin restar méritos a la gente que acude habitualmente, que es excepcional, pero necesitamos generar en nuestro pabellón un punto más de presión para que el equipo salga enganchado al partido y para que el rival no juegue tan cómodo”.