21 sept. 2007

Alicante se lleva la primera victoria de casa


Las gradas del Pabellón Ciudad de Melilla se vistieron de gala para el primer partido de la temporada en el que el Melilla Baloncesto se medía al todo poderoso Lucentum Alicante.
Más de 1.500 espectadores arroparon el nuevo proyecto del Club y los compases de los dos primeros cuartos ilusionaban a una afición que veía como su equipo superaba a jugadores de la talla de Lucio Angulo, Digbeu, George, Fisher, Dumas…etc.

Una vez más el base argentino, Diego Ciorciari, guiaba a sus compañeros el camino de la victoria y en sólo dos minutos conseguía realizar en dos ocasiones un dos más uno que hacía a la afición soñar con la victoria.

Pero Lucentum es mucho equipo, y tras el descanso y un parcial de 0-15 del conjunto alicantino, despertó y mandó al conjunto melillense a la realidad de esta liga. Si no es capaz de fulminar David a Goliat cuando se presenta la ocasión, sin duda alguna, Goliat acaba con David.
Y eso fue lo que hizo el conjunto valenciano que anotó una serie de triples que elevó el marcador y las diferencias entre ambos equipos dejando al conjunto local casi sin aire ni fuerzas para culminar la machada.

Pese a la diferencia final del marcador (61-77) los hombres de Paco Olmos no pasaron desapercibidos para el público melillense que disfrutaron del encuentro aunque su equipo no pudiese sumar la primera victoria en casa.